martes, 17 de julio de 2007

España vista desde Portugal. Capítulo III.

Curiosamente, ayer y hoy hablaban en el Diario de Noticias, de lo que tenía pensado para este post. El Premio Nobel de literatura José Saramago, un enamorado de España y de alguna española, hacía unas declaraciones a este periódico acerca de lo que él creía que era el destino inevitable de estos dos países: la unión.

Esta noticia también apareció ayer en El País. Textualmente:

“El premio Nobel de literatura José Saramago cree que Portugal acabará por convertirse en una comunidad autónoma más de España, con el mismo rango que Cataluña, Galicia o Castilla-La Mancha, integrándose así en un país nuevo, que se llamaría "probablemente" Iberia para que el nombre de España no ofendiese "los bríos de los portugueses".

Ni que decir tiene que hoy le llovían palos por todos lados al Sr.Saramago. Básicamente le han dedicado un “zapatero a tus zapatos” y le han reprochado el "querer vender el país". No sé de boca de qué impresentable habré oído yo esas frases antes...

Pero es que esta idea no es nueva. El concepto del Iberismo tuvo su auge a lo largo del s.XIX, y actualmente, y pese a no haber ningún partido democrático que defienda este ideal, existe un cierto movimiento iberista, en algunos cargos del gobierno y en un cierto porcentaje de la población.

Una encuesta realizada en Portugal en 2006 concluyó que un 28% de los portugueses piensan que Portugal y España deberían ser un solo país. De éstos, un 12% (42% de los favorables a la unión) situaría la capital en Madrid, frente al 88% de Lisboa. Un 27% opinaba que la economía portuguesa iría mucho mejor en una hipotética unión con España y más de 15% aceptaría a Juan Carlos I de España como Jefe de Estado.

Según otra encuesta realizada en España, el 45,7% de los españoles desean la unión de España y Portugal, y entre los favorables a la unión el 43,4% querrían que el nuevo estado se siguiera llamando España frente a un 39,4% favorable a que el nombre fuera Iberia; para la capital Madrid recibe un apoyo del 80% frente a un 3,3% que optarían por Lisboa; sobre la organización política aproximadamente la mitad optarían por la Monarquía frente a un 30,2% que preferirían una República.

¿Y qué pensáis vosotros del tema?

Post Scriptum: aunque no venga a cuento, no puedo dejar de decir que me parece preciosa la siguiente frase del artículo de El País acerca de la boda de Saramago. "se encontraron sin buscarse en las páginas de un libro -Memorial del Convento- Ella untó de saliva su dedo y, al pasar la última página, borró el punto y final".

6 atrevidos comentarios:

Miguel dijo...

Iberia já. Basta de corrupção e de mama.

coxis dijo...

sí que es preciosa la frase del artículo, eso de que te borren el punto y final tiene su punto...

no me he planteado lo que, valga la redundancia, planteas... No sé, podría ser, al fin y al cabo dentro de España hay mucha variedad de paisajes y de formas de ser...

pues nada, nacionalidad Ibérica, como los embutidos.

Meg dijo...

Pues no estaría mal. Pero lo malo es que la mayoría nacionalista de Portugal plantearía problemas (joer, si ya los plantean vascos, catalanes, gallegos y hasta cantonalistas cartageneros...)

Eso sí, el nombre de Iberia mola.

Sr_Skyzos dijo...

No había caído en lo que dice Meg, pero sería algo como lo que plantea... Y no veas lo que les jode a algunos los nacionalismos.

Sr_Skyzos dijo...

Por cierto, la frase preciosa.

Shepperdsen dijo...

* Dear Miguel, bem vindo! Eu tamben nao gostaria da desapariçao de algumas fronteiras...

* Dear Coxis & Sr.Skyzos, a mí también me parece muy bonito lo que te borren el punto y final, aunque la primera vez que lo leí me recordó a lo de borrar el cero sesuár. Ale, ya he roto la magia del momento...

* Dear Coxis & Meg & Sr. Skyzos, y como no entiendo los nacionalismos, de ningún color, ni siquiera el cantonal cartagenero... pues pienso en que estas cosas de las fronteras lo único que provocan son problemas.