sábado, 9 de febrero de 2008

Isabel de Aragão, la Reina Santa

Pa tí, Isabel, pa que veas que no te guardo rencor por
haber adelantado el día de mi cumpleaños dos meses,
recordándome que los 30 están ya aquí, con su crisis y todo.
..

Isabel de Aragón (Zaragoza, España, 1271 - Estremoz, Portugal, 1336), infanta aragonesa y reina consorte de Portugal (1282 -1325), pasó a la historia con la fama de santa, siendo posteriormente canonizada. Se la conoce como Rainha Santa Isabel o, simplemente, como Rainha Santa.

Se casó en Barcelona con D. Dinis (Dionisio), Rey de Portugal, al que las crónicas no tratan excesivamente bien. Al parecer, el Rey, con fama de hombre violento, de poca moral e infiel, no le hacía mucho caso y se dedicaba a visitar a damas nobles en la zona de Odivelas. La reina, al enterarse, sólo pudo responder: “Ide vê-las, Senhor” (id a verlas, señor). La tradición popular dice que en esta frase tiene su origen el topónimo Odivelas (aunque los lingüistas no apoyan esta teoría). La Reina Isabel incluso se encargó de criar a los hijos ilegítimos de su esposo como a los suyos propios.

Cuenta la leyenda que una mañana de invierno, la Reina llevaba el regazo de su vestido lleno de panes para distribuirlos entre los más desfavorecidos. El Rey Don Dinis la pilló y le preguntó qué era lo que llevaba en el regazo. La Reina respondió: “Son rosas, señor”. El Rey desconfiado volvió a preguntar: “¿Rosas en invierno?”. En efecto, la Reina mostró el contenido de su vestido, del que habían brotado rosas en el lugar que antes ocupaban los panes escondidos.

En vida, Isabel se ganó reputación de Santa, debido a su extremada piedad cristiana y por haber pasado gran parte de su tiempo en oración y ayuda a los pobres. Esta fama no haría sino aumentar después de su muerte. También se la considera Reina de la paz, por haber intervenido para serenar los ánimos de su hijo, heredero al trono (que posteriormente reinaría como Afonso IV de Portugal) que declaró abiertamente la guerra a su padre, al ver peligrar su posición en favor de un hijo bastardo del Rey Dinis.

Ya muerto el Rey y con su hijo ocupando el trono, volvió una vez más a mediar para evitar una guerra, esta vez contra su nieto, el Rey Alfonso XI de Castilla. La Reina, a pesar de lo avanzado de su edad y de la enfermedad, viajó hasta Estremoz, donde se colocó entro los dos ejércitos (el de su hijo y el de su nieto), evitando la guerra.

Sin embargo, el esfuerzo del viaje le costaría la vida, y a los pocos días, la Reina murió, no sin antes expresar su deseo de ser sepultada en el Mosteiro de Santa Clara A Velha, en Coimbra. El viaje era largo y se temía que en pleno verano el cadáver con el calor descompusiera más rápidamente. Se cuenta que a mitad del camino, se empezaron a abrir hendiduras en el ataúd y que por ellas empezó a escurrir un líquido. Todos temían que proviniera de la descomposición del cadáver, pero pronto se sorprendieron de que en vez del mal olor que se esperaba, del ataúd salía un aroma suavísimo.

El Mosteiro de Santa Clara-A-Velha en Coimbra (actualmente en restauración).
Al fondo, el nuevo Monasterio. Durante años, el Monasterio estuvo hundido
en los campos anegados por el río Mondego.

Isabel fue beatificada en 1516 y canonizada un siglo más tarde, en 1625, a petición de la dinastía filipina. La festividad de Santa Isabel se celebra el 4 de julio, fecha de su fallecimiento, que es especialmente celebrado en Coimbra, ciudad de la que es patrona.

6 atrevidos comentarios:

MM de planetamurciano.tk dijo...

Las vidas de los santos deberían estar prohibidas para menores de 18; el momento fluidos saliendo del ataud es megajevi.

Anónimo dijo...

En Aragón se la conoce como Santa Isabel de Portugal, qué curioso...

la nena dijo...

En Andalucía ese día es Santa Isabel de Portugal tambien.
Yo lo celebro en esa fecha aunque hay alguna otra Santa Isabel por ahí...

Luis dijo...

No la conocía...gracias por aliviar momentáneamente mi ignorancia supina!

Shepperdsen dijo...

* Dear MM, después del post que publicó usted anoche, no puede decir que la vida de la santa es megajevi. Sin palabras pa comentar me dejó usté (bueno, "La otra M", quise decir.

* Dear Anónimo, bienvenido, desde ¿Aragón? Los caminos de los blogs son inescrutables ;).

* Dear LaNena, no recordaba que usted también iba a "interesarse" con este post. ¡¡Muchos besos en su retiro espiritual!!

* Dear Luis, conocimiento inútil para nutrir la ignorancia... no sé si vamos por el buen camino, pero es una bonita anécdota para contar en la mesa el día de Navidad. Sobre todo el momento fluídos.

Peritoni dijo...

Que guay. Este post me ha recordado cuando era muy muy pequeño y leía "Vidas ejemplares", historias gráficas similares a esta sobre santos.
Bonita historia.