miércoles, 23 de abril de 2008

25 de Abril, parte I: Preparando la Revolución.

Durante casi 50 años (desde 1926 hasta 1974), Portugal estuvo gobernado por un régimen autoritario de inspiración fascista. Este régimen incluso sobrevivió al dictador, Oliveira Salazar (que murió en 1970, aunque en 1968 se le retiró el poder por incapacidad, tras sufrir lesiones cerebrales a consecuencia de una caída de una silla) continuando durante otros seis años en la persona de Marcelo Caetano.

En el imaginario fascista, apartado de las corrientes intelectuales, sociales y políticas de la época, Portugal intentaba defender su Imperio en las guerras coloniales, cuando el resto de países europeos buscaba la forma de salir de África con el menor ruido posible. Los lazos de Portugal con sus colonias africanas, como Angola o Mozambique, eran tremendamente fuertes, lo que motivó enormes esfuerzos (particularmente importantes para la economía portuguesa de la época) para mantenerlas. Esta política colonial incrementó el aislamiento de Portugal del resto del mundo, y se convirtió en un importante motivo de discusión y protesta por parte de las fuerzas contrarias al régimen. Numerosos estudiantes y manifestantes tuvieron que partir al exilio para escapar a la prisión y a la tortura. Además, la emigración era la única salida para toda una generación de portugueses descontentos con la pobreza del país o que pretendían evitar ser enviados a combatir a la guerra colonial.

En febrero de 1974, el conflicto provocado por la guerra colonial, la débil economía del país y la importante emigración, es patente en la sociedad civil y militar. Caetano destituye al general António Spínola y sus apoyos, por su postura crítica hacia la política colonial portuguesa, que estaba hundiendo la economía del país. Este movimiento del gobierno removerá las divisiones en el seno de la élite del régimen, y el Movimento das Forças Armadas (MFA), un movimiento secreto, decide llevar adelante un golpe de estado.

Entre agosto de 1973 y abril de 1974 se sucedieron las reuniones clandestinas de capitanes descontentos con el régimen, formándose el MFA. Éste aprobaría un documento, "Os Militares, as Forças Armadas e a Nação" que se pondría en circulación clandestinamente. Pocos días después se produce la dimisión de los generales Spínola y Costa Gomes, y se decide el derrumbe del régimen por la fuerza.

El 24 de abril de 1974, un grupo de militares instala secretamente el puesto de comando del movimiento golpista en el Quartel da Pontinha, en Lisboa. Ese día, a las 22h 55min se transmite la canción E depois do Adeus de Paulo de Carvalho por los Emissores Associados de Lisboa. Esta canción había sido compuesta para representar a Portugal en la 12ª edição do Festival da Canção, Eurovisión. Había quedado la última, y sin embargo, pasaría a la historia por ser la primera de las señales que los golpistas habían acordado para desencadenar la toma de posiciones de la primera fase del golpe de estado.


8 atrevidos comentarios:

Meg dijo...

No te digo nada entavía, me espero a la segunda parte.

Bueno, sí que te viadisí una cosa: ¡qué cantante más feíto!

Nils dijo...

Sin duda, la Revolución de los Claveles es una de las cosas más importantes que el mundo debe aprender de los portugueses. La fama se la ha llevado la Transición Española, pero ésta bebe de la lusa.

Shepperdsen dijo...

* Dear Meg, pues sí. Yo creo que por eso se quedó último, pq mira q a mí la canción no me parece tan mala.

* Dear Nils, sólo estoy parcialmente de acuerdo contigo, porque mira que les duraron años las dictaduras, que se les murió el dictador y les vino otro... Pero sí, pusieron punto y final de una manera muy elegante. Las otras cosas que el mundo debe aprender de los portugueses son: "Cómo preparar un buen bacalhau" y "Cómo preparar pasteis de nata". Fan, fan, lo reconozco.

El Tocayo Portugués dijo...

Só isso caro Shepperdsen!!?? acabar com as ditaduras de forma elegante, cozinhar um belo bacalhau e preparar pastéis de nata???

El Tocayo Portugués dijo...

A revolução dos cravos foi um dos acontecimentos mais importantes da História de Portugal, permitindo que o país se juntasse aos países democráticos da Europa e pusesse fim a longos anos de isolamento e escuridão.
No entanto, nem sempre os jovens dão a importância devida ao facto de viverem numa democracia. E por outro lado, aqueles que conheceram a ditadura, têm tendência para a memória selectiva, esquecendo os aspectos negativos...
Como resultado, tem vindo a dar-se um branqueamento da ditadura nos últimos tempos. O regresso ao passado ganhou visibilidade com a vitória do pequeno ditador no concurso «Os Grandes Portugueses» (com 41%...)à frente de escritores, navegadores que deram novos mundos ao Mundo, e grandes Reis.
Mas falando em portugueses que foram realmente GRANDES, Mr. Shepperdsen, deixo aqui a sugestão para um post sobre o Aristide de Sousa Mendes!!

MM de planetamurciano.tk dijo...

A ke envidia ke me da Portugal en ese tema;siempre me acuerdo de una pintada ke leí en Cehegín;"Franco vuelve.....Se nos olvidó derrocarte....."

Luis dijo...

Muy interesante...esperamos la segunda parte!!!!

Shepperdsen dijo...

* Caro Tocayo, vocé sabe que os portugueses tem mais coisas a ensinar ao mundo (e nomeadamente a os espanhois), nao queria oversimplify. O problema da memoria selectiva tambem acontece em Espanha e sao muitos os que acham que "a vida nos tempos do Franco era muito melhor". É por isso que acho que a Lei de Memoria Historica é uma das coisas mais grandes que o governo do Zapatero tem feito.
E do Aristides já tinha pensado falar...

* Dear MM, bueno, sí, vale, sacaron del poder a uno de sus dictadores... pero "al gordo" lo tuvieron en el poder años y años y también se les murió. Y como apunta "El Tocayo", no sólo eso, sino que lo nombraron "el portugués más influyente de la historia del país". Tela, nene, tela...

* Dear Luis, gracias, la segunda parte viene de camino...